Esto tiene arreglo

|

Mientras se iban conociendo los resultados, y a la vez que escuchaba las declaraciones de unos y otros, pensaba que eso había que arreglarlo. Y no se trata ahora, de repetir lo de troco o truco (un juego donde lo importante es engañar al contrario), sino de buscar soluciones sobre bases sólidas y donde el engaño no tenga cabida y el troco, o cambio, sea un sincero intercambio.
Esto tiene arreglo y, con él, se deben solucionar los problemas del este y oeste; norte, sur y centro. Sobrepasada la época del café para todos, hace falta un “super” donde unos tomen café, otros desayunen pan con tomate y los que quieran le pongan aceite al pan. Por supuesto hay que ponerle números a estas letras para que los que acompañen sus tajadas con champán, sepan que tienen que participar en la caja común para que, al menos, llegue el pan para todos. 
Pero, de verdad, creo que esto tiene arreglo. Hay que arreglar otras cosas. Y aquí, recojo una puntualización de un oyente a mi “balcón” donde se observaba el flujo de esclavos a tenor por los sueldos, las jornadas laborales, los beneficios de los empleadores, etc… Explicaba este lector que los auténticos esclavos hoy son los becarios Los jóvenes, suficientemente preparados, que aguantan –algunos hasta los treinta y tantos– trabajando gratis “para aprender”, dice su jefe, y cuando pasan de “jóvenes”… como los pañuelos de todo a cien, se tiran y cambian por otros…
Y eso también tiene arreglo. Como la política de Montoro en Hacienda donde a los ricos se les amnistía o se les cobra entre un 10 y un 3 por ciento, mientras al español medio se le castiga con porcentajes que van del 16 al 28 por ciento. 
Por no contarles que nos debe la lista de esos 750 políticos españoles que defraudaron a Hacienda. Y es que no olvidemos que el jefe de los jueces dijo que “a la cárcel solo iban los robaperas…”. Anda, la justicia. Eso también hay que arreglarlo
Y es que, amigo lector, todo tiene arreglo. Unas cosas el trece o el veinte de diciembre. Que de verdad pasemos una noche buena a la que seguirán otras mejores.

Esto tiene arreglo