Polvos reales

|

Parece que los asuntos de la Casa Real están enturbiados por la “Cosa Real”. Se comenta en todos los reálitis: Que si el Rey emérito se cargó a no sé quien. Que si el Rey emérito se cargó a sí sé quien, etc. Como si fuera un demérito que un emérito se cargara a alguien por méritos propios. ¡Joer, lo digo como lo siento! Ya quisiera yo tener esos méritos aunque fueran una trola. Y es que tener fama de ser un cargador nato te abre una cantidad de puertas de carajo. Por lo menos históricas. Ahí tienen, sin ir más lejos, al Rey Felipe. Me refiero al Segundo, al de la leyenda negra, que estaba negro de tanto ñaca-ñaca, dicen, vayan vds. a saber si con verdad o mentira. Pero la fama no se la quita ni dios, y ahí quedó para la historia. Si yo fuera Rey, no me importaría pasar a la historia por haber chingado a diestro y siniestro, hasta que se me descalcificaran las caderas, y dejar “proyectos de tíos Leandro” por doquier.
 

Polvos reales