Formación y empleo

|

Los cursos de formación, las prácticas en empresas, las escuelas taller y los cursos ocupacionales tienen que trasladar la motivación necesaria a los alumnos y que, en todo caso, no puede ser únicamente la de ofrecerles una formación teórico-práctica sino que además deberían servir de garantía para encontrar un puesto de trabajo, acorde a la cualificación profesional de cada persona. 

Las corporaciones locales junto con las comunidades autónomas o las diputaciones provinciales, antes de ofertar y aprobar cualquier curso ocupacional o taller de empleo tendrían que firmar un convenio, con algunas empresas, para garantizar la empleabilidad de los desempleados que superen las pruebas y obtengan el correspondiente certificado de profesionalidad.

Sin ninguna duda hay que reconocer que lo que consiguen las diferentes escuelas taller, que se realizan en muchas de las entidades locales, en colaboración con otras administraciones, son dos objetivos: la formación de los participantes y el trabajo en favor de la comunidad. Ahora hay que dar un paso más y tratar de lograr la plena inserción laboral de todos los participantes en estos talleres profesionales y todo es cuestión de voluntad política. 

Está demostrado que la mayor parte, por no decir la casi totalidad de los participantes en estos talleres lo que quieren es trabajar por cuenta ajena y no entrar en el mundo del emprendimiento, montando un negocio pues la inseguridad y las dudas sobre la viabilidad son inciertas en los momentos actuales.

Formación y empleo