La audiencia da la espalda a Aznar

|

BERTÍN reabrió su clínica de fisioterapia en Telecinco y le dio a Aznar un masaje al que nunca se hubiese acercado una experta tailandesa. El expresidente del Gobierno, que ahora se ha metido a lobista, con “b”, no con “v”, o sea, no será un depredador de mujeres, sino un depredador de voluntades al servicio de Trump, demostró sus limitaciones con el lenguaje, pues no dejó de repetir la palabra “yo”. Hizo una confesión arrepiante: “Nunca he tenido una foto mejor que la de las Azores”... Por cierto, el programa registró el peor dato de audiencia de toda su historia, con poco más de 1,6 millones de espectadores.

La audiencia da la espalda a Aznar