Barra libre

|

Hasta el veinte de mayo, manda carallo –o algo así– reza un refrán. La cosa se pone más que tibia de aquí a fin de mes. Rajoy quiere que se aprueben los Presupuestos Generales del Estado después del día veinte. Los del PSOE tendrán su función de circo también después del veinte. La Generalitat quiere comprar las urnas para su consulta pediátrica por esas fechas, mientras Rajoy “el Defensor Implacable de España en su Conjunto” dice que nones, y los del País de Nunca Jamás Españoles replican: en septiembre referéndum. Como ven; este mes de mayo se pone cachondo a tope en sus postrimerías, y el siguiente: idem de lienzo; que no se qué coño significa, pero lo decíamos de niños con alguna intención, y me parece procedente clavarlo aquí. 
No es que vaya a correr la sangre por las calles; pero a más de cuatro no les van a llegar las venas para retener tanta presión arterial. Entretanto, más tranquilo que Amancio, yo me froto las manos.

Barra libre