¿Quién se atreverá a ponerle el cascabel a Mariano Rajoy?

|

LOS más viejos del lugar cuentan que un día de verano, un grupo de incipientes baroncillos del PP decidió acudir en peregrinación a Perbes, donde Manuel Fraga veraneaba. Allí le explicaron –resulta difícil imaginarse cómo– que su figura le estaba haciendo un gran daño al partido y, al final, consiguieron que el político vilalbés diese un paso a un lado y buscara su destino como presidente de la Xunta. A estas alturas no se sabe si este verano, algún grupo de relevantes miembros del PP acudirá a Sanjenjo (Rajoy, dixit), con la intención de que el político pontevedrés se dé cuente de que su tiempo parece haber pasado. La encuesta publicada ayer por El País presenta a un PP que ha sido ya superado por Ciudadanos con una caída de votos de más de trece puntos. Los estudios demoscópicos, ya se sabe, se ajustan como un guante a los deseos de quien los encarga, pero son ya varios los avisos que apuntan en la dirección de que los populares están al borde del abismo, por mucho que Rajoy hable de recuncar mientras mira hacia otro lado. Solo queda por saber si alguien tendrá el valor que en su día demostraron quienes se atrevieron a ponerle el cascabel a Fraga.

¿Quién se atreverá a ponerle el cascabel a Mariano Rajoy?