La ministra Celaá, hacia el Guinness

|

SI la empresa que edita el Libro Guinness de los Records tuviese una sección dedicada a cuestiones políticas, sus integrantes deberían estar viajando ya hacia Madrid, porque Isabel Celáa va de hito en hito desde que Pedro “La sonrisa” Sánchez la nombró ministra portavoz. Lleva tres ruedas de prensa en la Moncloa y en las tres ha metido la pata. Se estrenó vendiendo como un guiño a la República de Cataluña la retirada de la supervisión bancaria, cuando no era más que un trámite automático al decaer el 155. Siete días después le dio por soltar una retahíla de cifras sobre el préstamo del Tesoro Público para financiar la extra de julio a los pensionistas y no dio ni una. El viernes juró y perjuró que el Gobierno estudiaba personarse en el juicio del caso de La Manada; tuvo que salir la ministra de Justicia, Dolores Delgado, para aclarar que el procedimiento tiene sus normas y que es el fiscal quien tiene que actuar. A ver qué ocurre esta semana, porque la expectación es grande.

La ministra Celaá, hacia el Guinness