ANTES TE GUSTABA LA LLUVIA

|

La compañía Loquibandis y Concha Busto representó en el Rosalía “Antes te gustaba la lluvia”, de la holandesa Lot Vekemans. Aforo completo. Ciclo principal para un público rendido al trabajo de los protagonistas. Obra sencilla, discreta, pero profunda de contenido, pluscuamperfecta. Matrimonio que se encuentra en el cementerio, doce años después de separarse, para recoger las cenizas del hijo fallecido. Escenografía sugeridora de Miguel García de Oteyza: vestíbulo o habitáculo del cementerio donde tiene lugar el diálogo. Grises predominantes, mostrador con servicio de café y bebidas, bancada al fondo; en rojo, alegórica puerta cerrada y ventana con paisaje lluvioso… Una pareja apasionada e imperativa. Que se quieren y no se entienden. Dialéctica entre la felicidad y el dolor. Odio contra el destino que rechaza también al ser amado. La dicha escamoteada. Él la busca, ella la repudia. Él va al futuro; ella, camina al pasado.

Sutilísima y evanescente dirección de Miguel Ángel Solá. No solo mide y perfila a sus cómicos, sino el espacio teatral y evocaciones artísticas. Tal la “piedad” donde el hombre protege a su exmujer o la serenidad del canto coral que recuerda la conversación de Paul Clodel al escuchar “Adestes Fideles” en Notre Dame de París. No se trata de juzgar. Todos somos criaturas desvalidas. Cuando la cosa no funciona él abandona el hogar con dos maletas y ella no hace para impedirlo, pues aunque el cariño no se pierde el amor desaparece… Como reconocen ambos interlocutores al finalizar su conversación.

Magnífica, brillantemente antipática, Blanca Oteyza. Convincente, sugestiva y turbadora. Concentrado, tímido, pasmoso Sergio Otegui con pasaporte hacia un porvenir triunfal.

ANTES TE GUSTABA LA LLUVIA