Búsqueda... ¿estéril?

|

Desde hace algún tiempo tengo conocimiento de la búsqueda que, un grupo de científicos españoles, entre los que se encuentra mi amigo y capitán de navío José Enrique Lechuga, están realizando en Haití con el fin de localizar los restos de la nao “Santa María”.
Aunque veo desde la distancia su empeño algo estéril, pues no creo que pasado medio milenio quede algo de ellos, eso no quiere decir que no alabe su esfuerzo. Por ejemplo, lo que sí han localizado es el monolito de piedra que, sepultado por una inundación ocurrida en 1974, se encontraba desaparecido. Dicho monumento, erigido en 1892, señalaba el supuesto lugar (finca de Madame Fournier de Bellevue) donde fue encontrada por el galo Louis Elie Moreau de Saint Méry, en 1787, un ancla de la celebérrima nao, que por su antigüedad, se dio por hecho que correspondía a aquella. Justo un siglo después, y guiado por el que era en aquellos momentos propietario de la finca (un alto oficial del ejército haitiano), el cónsul General de la República Dominicana e investigador histórico Alejandro Llenas, consiguió de nuevo localizarla, apareciendo otra de parecidas características. La historia de las anclas es muy curiosa, pero como el espacio de esta tribuna es limitado, tan sólo les comentaré que el terrateniente decidió regalarle una de ellas al sr. Llenas, que tuvo a bien cederla a los norteamericanos para la Exposición que tuvo lugar en Chicago durante la celebración del Cuarto Centenario del Descubrimiento, si bien acabado el evento no se devolvió a su dueño, pasando a engrosar los fondos de la “Chicago Historical Society” hasta que fue devuelta al gobierno dominicano por el embajador norteamericano en 1992, exhibiéndose en la actualidad en la “Sala del Descubrimiento” del monumento “Faro a Colón”, en la capital de la república. La otra ancla se supone que es la que encuentra en la actualidad en el Musée du Panthéon National de Puerto Príncipe (Haití). Esperemos que nuestros compatriotas tengan más éxito que el aventurero americano Barry Clifford, al que hace unos días la UNESCO, por medio de un informe, le “chafó” el supuesto descubrimiento del pecio de la “Santa María”, ya que en realidad los restos del buque que halló cerca de la costa haitiana correspondían a un buque de una época muy posterior.

 

Búsqueda... ¿estéril?