Agua que no corre

|

La ya tan traída tasa del saneamiento copa sin duda el protagonismo de la actividad municipal. Teniendo en cuenta los nulos avances para gravar una prestación que previamente es necesario que disfrutemos todos, sin excepción, la vida política local semeja haber entrado en un bucle cuya primera evidencia es la constatación de que el gobierno minoritario de Ferrol en Común es incapaz de salir de él. Es evidente que el diálogo es la única salida para que el agua, como suele dcir, vuelva a correr. La política de puertas abiertas que dice practicar el alcalde, Jorge Suárez, no parece sin embargo tener reflejo en los hechos en cuanto a consultas y diálogo con el resto de los partidos políticos. De otro modo no se entendería que, por dos veces, haya llevado la cuestión al pleno y que, en ambas, el resultado, aunque con matices, haya sido el mismo. Ya dijo el alcalde que habrá una tercera vez..., aunque no con qué expectativas. Lo cierto es que, por lo que se ve, el agua sí que no corre... en el Concello.

Agua que no corre