Promesas

|

Insistía días atrás el alcalde de Ferrol en que sus previsiones eran llevar al pleno ordinario de este mes el debate sobre los presupuestos municipales. No parece que a Jorge Suárez le afecte en demasía esto de prometer y seguir incumpliendo. Y es que cabe preguntarse cómo se someterá a pleno, con tan corto espacio de tiempo, con tan escasa –por no decir nula– documentación entregada a la oposición sobre las cuentas municipales, cuestión que se supone –al menos en eso insisten– tan vital para el municipio. Materialmente –y temporalmente– imposible. Y vamos camino de septiembre, a cuatro meses de concluir un ejercicio que muchos creen baldío y que más creen que no tiene sentido, a estas alturas del año, presentar los presupuestos a punto de agotar su vigencia. A más de una concejalía, cuya actual responsable no dejaba de descalificar los recortes impuestos por el PP, parece que le conviene más quedarse con lo que los conservadores dejaron y, si acaso, echar alguna miga más. La fe se agota.

Promesas