ANIVERSARIO DE LA OSG

|

La OSG se ha adornado con sus mejores galas para celebrar su aniversario. Dos conciertos han sido suficientes para comprobar una vez más que nuestra Orquesta sigue gozando de una salud envidiable.

Veinte años no son nada y, analizando las diferentes actividades concertísticas y pedagógicas que giraron en torno a ella, comprobamos las altas cotas logradas de calidad musical, y algo casi más importante, si cabe: la influencia directa en el desarrollo y evolución cualitativa de la vida musical de nuestra comunidad. Algún día esto será objeto de estudio.

Han sido dos conciertos y cuatro obras las que a lo largo del pasado fin de semana han servido, además, de preludio al Festival Mozart. El sábado, “Alborada de noite e de luz” de J.D. Alonso, obra perteneciente al cupo de compositores gallegos. A pesar de los inteligentes esfuerzos por parte de Víctor Pablo y de la OSG, no hubo forma de hacerla “funcionar”, entendiendo que toda composición que suba a un escenario de esta categoría, debe tener una arquitectura compositiva lógica, cierto sentido, dirección y uniformidad.

A continuación, la puesta en escena del “Te Deum op.22 H.118” de Berlioz. Imposible una escenificación al puro y megalómano estilo del autor, pero nada que objetar, pues la OSG, Coro, Coro de niños y Orfeón Donostiarra estuvieron colosales. Nos maravilló la facilidad con la que la OSG sorteó los obstáculos de una partitura que encierra notable densidad armónica. Momentos de tensión en “Tibi Omnes”, y otros en los se fundieron acrisoladamente grandiosidad y solemnidad, como en “Christie, Rex Gloriae”.

El segundo concierto fue un monográfico dedicado a Beethoven, con la “Fantasía Coral op. 80” y la “Sinfonía no.9 op.125”. La Fantasía logró tocar la fibra sensible, aunque sería la novena la que arrancaría mayores aplausos del público, que demostró el aprecio que tiene por su Orquesta y la admiración que profesa a una de las obras más trascendentes de todos los tiempos.

Las ovaciones fueron descomunales, tanto para el director, como para Orquesta y coros, aunque buena parte de ellos, con seguridad, estuvieron dirigidos al propio Beethoven.

ANIVERSARIO DE LA OSG