El buen rollito es la clave del progreso del noroeste

|

Al final, va a resultar que Feijóo tenía razón cuando proclamó que él era más de Podemos que los de Podemos. Cada dos por tres pasa por la izquierda –respetuoso él con el Código de Circulación– con sus políticas sociales a los alcaldes siameses –Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira; Martiño “2.0” Noriega, y Jorge “El autócrata” Suárez–, a Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias, a la abuela Carmena, a Ada Colau y a demás paladines de la izquierda populista. Pero, por suerte, en otras cuestiones es un tipo moderado, que se mantiene lejos de los disparatados planteamientos rupturistas. Comparte ese espacio con los presidentes de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, y de Asturias, Javier Fernández –afortunado que  es el noroeste de España–, con quienes va de la mano en el frente común en defensa del corredor ferroviario del Atlántico. Pero no solo en esa reinvidicación, sino también, y esta es más importante, en la relativa a los pactos entre el PP y el PSOE. Quizá sus voces no se escuchen en Madrid, pero las tres comunidades autónomas saldrán beneficiadas de contar con unos gobernantes sensatos.

El buen rollito es la clave del progreso del noroeste