CARNAVAL A MEDIAS

|

Solo la inmensa carpa instalada por el Concello en la plaza de Amboage alivió ayer en parte la imposibilidad de acometer el desfile de Carnaval que la persistente lluvia impidió llevar a cabo en Ferrol. Contrariamente a los años precedentes, en este caso el Ayuntamiento optó por eliminar el concurso de comparsas, cuyas letras y ritmos tuvieron como epicentro aspectos como la corrupción, la gestión política o la crisis económica, para conceder a cada agrupación una asignación idéntica. Una buena idea de cara a agilizar el festival y evitar las diatribas sobre los resultados. El mal tiempo no limitó la natural alegría y desenfado.

CARNAVAL A MEDIAS