INDECENTES

|

El otro día el programa Salvados, de Jordi Évole, estuvo dedicado a los dependientes. Cansado de que nadie del Gobierno y de la Autonomía de Valencia quisiese intervenir en el programa y explicar la política de recortes que el gobierno está haciendo a los dependientes, llamó en directo a Jorge Moragas, que ni corto ni perezoso le llamó irrespetuoso y le colgó. Veo que son más importantes los no nacidos que los que ya están aquí con algún problema de discapacidad. El caso es que la insensibilidad que manifiestan los gobernantes del PP ante estos casos no es de recibo. Aman la familia pero no la ayudan, quieren que nadie aborte pero no hay ayudas para los discapacitados. Si se tuviesen que ganar el cargo con listas abiertas y no amparados por el partido otro gallo les cantara. Es fácil ser chulo y maleducado cuando te cobija un partido; ante un conciudadano en silla de ruedas y con problemas para respirar cuelgan el teléfono. ¿Qué entenderán por caridad, compasión, piedad? Sí, la indecencia es un hecho vituperable y vergonzoso.

INDECENTES