Una cosecha con malas perspectivas

|

ESO de que la realidad supera a la ficción es tan cierto como lo paradójico que resulta ver a un expresidente del Barça detenido por blanqueo. Sin embargo, más allá del chiste simplón, la realidad es que la actuación contra Sando Rosell sirve para confirmar que algo muy sucio se sigue moviendo en el mundo del fútbol. Un caso más que se suma al escándalo de ver a grandes estrellas defraudando a Hacienda y, lo peor, ver cómo son justificados por sus propios clubs y por sus aficionados, por mucho que estos a lo peor pasen algún día sin comer por pagar el precio de una entrada. Menos mal que parece que el orden llega a esta cueva de Ali-Babá. FOTO: Sandro Rosell | aec

Una cosecha con malas perspectivas