Si yo fuera Dios

|

i yo fuera Dios, tal y como nos lo presentan en sus facetas de Omnipresente, Omnipotente y Omnímodo, procuraría para la Humanidad una mayor justicia social. Desterraría, la Usura, el Odio, los Pragmatismos, la Lucha de clases, la Explotación del hombre por el hombre, etc. etc. Procuraría una mayor felicidad a todas las criaturas que habitan nuestro planeta. Así, eliminaría la caza, las corridas de toros, las peleas de gallos, en definitiva, la utilización de animales para diversión del hombre aún a costa de sufrimiento y muerte. 
Si yo fuera Dios, pondría los medios para que todos los recursos que nos aporta nuestro planeta, fueran repartidos por igual, sin distinción de raza o religión, de manera, que no se dé, como ahora, la enorme injusticia que significa que el 1% de la población mundial, atesore tanto como el 99% restante. Y con la gravedad que significa que para conseguir esos recursos, ponen en peligro la habitabilidad de La Tierra. 
Si yo fuera Dios, en definitiva, incidiría en la necesidad de crear sociedades más humanas, menos politizadas, totalmente independientes y, educadas para servir, más que para ser servido. Si yo fuera Dios, eliminaría las armas, las guerras, las conductas machistas, etc.etc.
Pero, si yo fuera Dios, me retorcería en mi seno, antes de que, para castigo de la Humanidad, por poner en práctica la usura de los grandes poderes económicos, enviara plagas como la que estamos viviendo. Entre otras cosas, porque a los responsables de esos poderes, no llega la plaga. La plaga, la sufrimos en mayor medida, los más vulnerables.
Pero no soy Dios, y mi Dios es la Naturaleza, que es finita, y no resiste los embates de grandes intereses, que muestran su falta de escrúpulos en cada una de sus acciones económicas. Después de todo lo comentado, se me agrandan las dudas.

Si yo fuera Dios