La tozudez de Rajoy y el no de Pedro Sánchez

|

CON frecuencia se recurre al origen gallego del presidente en funciones para intentar buscar el motivo de su inacción. Sin embargo, más que de galaico, Mariano Rajoy ejerce con frecuencia de maño, dada la tozudez que suele demostrar en sus ideas. Ayer dio un buen ejemplo de este empecinamiento al insistir, una y otra vez, en buscar el apoyo del PSOE. Tras su comparecencia pública, el líder socialista aprovechó para salir a la palestra e insistir en su “no” a los populares alegando, en esta ocasión, que el suyo es un “no a la corrupción”. Alguien le podría recordar a Sánchez aquello de la paja en el ojo ajeno y las vigas en los propios, o, por seguir con los símiles bíblicos lo de los libres de pecado y las piedras. La realidad es que, en el fondo, tiene mucha razón Rajoy. La pelota está en el tejado socialista y, a estas alturas, de su responsabilidad de Estado depende que no haya que volver a las urnas.

 

La tozudez de Rajoy y el no de Pedro Sánchez