MERCADO DE RECIMIL

|

No se le puede escapara a nadie que las necesidades, por el mero hecho de serlas, demandan soluciones urgentes. El hecho de que, dos meses después de haber recibido la correspondiente autorización por parte de la Dirección Xeral de Patrimonio para acometer obras de renovación en la cubierta del mercado de Recimil, no se haya procedido a la contratación y consiguiente inicio de las tareas deja en cierto modo en evidencia lo que muchos agentes sociales y vecinales denuncian: que los gobiernos de turno parecen más interesados en que su gestión se deje ver en el momento oportuno que no en que quien demanda sea atendido con la mayor inmediatez posible. Algo, por cierto, con lo que insistentemente carga sus balas la oposición. Será, en cualquier caso, cuestión de acelerar ahora los trámites y no esperar a que las lluvias arrecien, lo que seguramente prolongaría las obras.

MERCADO DE RECIMIL