Cidade Ferrol

|

XXIX ediciones del “Concurso Internacional de piano Cidade Ferrol” dicen mucho de los que el evento –cita esperada anualmente en el ámbito de la música clásica– significa para la ciudad, convertida por unos días en sede pianística de Galicia y de España, dada su repercusión internacional y su extensa tradición. 
Jóvenes intérpretes aspirantes al premio, nuevos talentos por los que se apuesta ahora en Ferrol y que serán las estrellas pianísticas del futuro, se dan cita en el Teatro Jofre para hacer valer su técnica y su sensibilidad, siendo valorados por un prestigioso jurado al que resultará difícil, sin duda, elegir ganador, ya que si bien es cierto que en esta ocasión hay menos participantes, también lo es que se subraya la calidad de los mismos, algo que parece ir “in crescendo” en cada edición.
El acto de inauguración tuvo lugar en la tarde del viernes, con el concierto del pianista de origen cubano Leonel Morales, que interpretó de los Seis Momentos Musicales OP.16 de Rachmaninov, los números 1,2,3 y 4, verdaderas piezas de concierto que reproducen anteriores formas como el nocturno, la romanza sin palabras, la barcarola… añadiéndoles profunda densidad, inusuales cromatismos, marcados contrapuntos, largas frases melódicas… con los que el compositor quiere “expresar lo que mi corazón siente al componer”, algo que Leonel Morales, con su gran percepción musical supo transmitir con conmovedor lirismo y virtuosa técnica.
Chopin, el compositor del piano romántico por excelencia, sonó con su Concierto Nº1 Op. 11 en Mi menor, en versión para piano y quinteto de cuerda, conjunto que fue anticipando las exposiciones iniciales de los temas y subrayando los momentos de gran expresividad del solista, obteniendo todos una clamorosa ovación al finalizar.
Desde el sábado puede escucharse libremente la música de los participantes que verán su reñida final el próximo viernes en el Auditorio ferrolano  acompañados por la Orquesta Sinfónica de Galicia.
Alea iacta est!! .   Que la suerte os acompañe.

Cidade Ferrol