YOGURES PERENNES

|

Abres el frigorífico y te encuentras frente a frente con ese yogur griego olvidado hace un par de semanas. Desafiante entre el jamón cocido y la mermelada. “Atrévete, valiente”, te reta. Vuelves a comprobar los números ya borrosos de la tapa. Por si de forma mágica hubiesen cambiado desde la última vez que lo comprobaste. Pero no. Sigue igual de caducado. “Venga, anímate”, insiste desde el estante. Aunque los dos sabéis que acabará en el cubo de la basura, formando parte de la remesa de comida pasada de este mes.
“Lástima que tengas caducidad y no fecha apropiada de consumo”, te despides con un suspiro. Si no nos hubiésemos encontrado tan pronto, nuestra historia acabaría de otra forma. Con una cucharilla de por medio. Ha sido cuestión de meses, los que faltan para que los fabricantes comiencen a etiquetar los yogures con cariñosas recomendaciones en lugar de serias advertencias. Lo que antes era un riesgo para la salud en breve será una ligera pérdida de calidad. Quizá ni eso. Por obra y gracia del Consejo de Ministros la competitividad es lo que determina si el producto es seguro. Nada de plazos de 28 días. Que cada cual en su casa decida si lo que tiene delante es comestible o no. Hay que adaptarse a la nueva realidad de consumo, al parecer.
Y esa es que vamos a tener que darle la razón a los que desde siempre han seguido la norma de que si no se mueve, se puede comer. Con la de veces que les hemos acusado de insensatos. Visionarios es lo que eran. Cuántos alimentos desperdiciados. Cuánto dinero tirado. Hasta ahora, que por fin podemos tener los yogures semanas y semanas ocupando sitio en el frigo a la espera de una buena ocasión y tomárnoslos después con la confianza de que ya no son tan perecederos como antes.
Qué gran avance este. El ahorro que va a suponer no solo en los hogares, sino en la hostelería y para las cadenas de distribución. Y apenas cambiando una clasificación. Un par de palabras. Es verdad que igual podíamos hacer el esfuerzo de aprender a comprar de forma eficiente, pero esto es más rápido. Y solo nos jugamos una visita al hospital.

YOGURES PERENNES