La doctrina más pura de Arsenio

|

ARSENiO, un zorro que hace años merodeaba por los banquillos y a quien algunos llegaron a elevar a la categoría de bruxo, enunció la teoría “Un puntiño es un puntiño”. Vamos, que empatar nunca es malo; da igual que sea contra el primero que contra el último; no es malo. El Deportivo interpretó el miércoles esa teoría a la perfección frente al Granada, que tiene más de último que de primero, y se alejó un punto más del descenso. El fin, por lo tanto, no estuvo mal, pero los medios para alcanzarlo fueron horribles. ¡Qué partido más malo! Cómo sería que los entendidos aseguran que el mejor de los blanquiazules fue Marlos.

La doctrina más pura de Arsenio