No más demoras. El tiempo se está acabando

|

Desde hace más de un año, el sr. Picallo y un grupo de profesionales,  en situación de retiro, de la Armada y de Navantia, junto con otros expertos, vienen demandando, como es de sobra conocida, la construcción de un segundo LHD, en la modalidad de contrato “ contra almacén ‘, con el objeto de aportar carga de trabajo a un astillero, el de Navantia Ferrol, que se encuentra, cada vez más conforme pasa el tiempo, en una situación crítica por falta de contratos, ya que los dos que tiene actualmente en cartera, uno firmado, el del Flotel, y, otro, de un BAM, aprobado por el Gobierno, no modifican apenas la situación tan dura que está atravesando, con grave peligro de cierre.
La propuesta que se hace no es una solución sin sentido, sino que es el fruto de muchas horas de trabajo, de reuniones, de pensar detenidamente y con criterio y seriedad, de estudiar y de buscar soluciones a una situación extremadamente precaria, y con peligro de no retorno, para el Astillero de Navantia Ferrol, que es el motor que mueve prácticamente la economía de la comarca.
El Gobierno ha tratado de paliar esta situación con la aprobación de un contrato de construcción de dos BAM para la Armada Española, a construirse uno en San Fernando y otro en Ferrol, pero desde mi punto de vista de Ferrol se ha cometido un tremendo error, dado que el de Ferrol no es un astillero que esté preparado para ello, no por falta de recursos, tanto técnicos como tecnológicos, sino porque su línea de construcción está dirigida a buques de guerra de mayor porte.
La única solución viable, como se ha repetido una y otra vez, por activa y por pasiva, y para los que lo quieran entender, y mientras no se obtenga algún contrato importante, es la de la construcción de un segundo LHD.
Las ventajas y beneficios que aporta esta solución son múltiples. Por una parte supone una gran cantidad de horas de trabajo, ocupando a todo el personal del astillero y mucha de empresas auxiliares para, al menos, tres años, y, por otra, que Navantia Ferrol está en disposición de iniciar su construcción a “ la voz de ya”. Se haría, como ha repetido varias veces el sr. Picallo, con la fórmula de “ contra almacén. En el caso de que no hubiera ningún país interesado en su adquisición, circunstancia con ciertas posibilidades que no se puede rechazar de antemano, porque existen 7 países (incluidos España y Turquía, este con contrato firmado para construirse en aquel país), con un interés de dichos países de construir 13 LHDs.
En el caso de que no se culminara ninguna adquisición por parte de los países que muestran interés, sería la Armada Española la que se quedaría con ella. Estoy totalmente de acuerdo con el almirante (R) Tafalla Balduz con su autorizada opinión que expresaba en una artículo de un diario importante, en la que justificaba con detalle, y con conocimiento de causa, la necesidad de contar con un segundo LHD en la lista de buques de la Armada Española, sobre todo, después de la baja en servicio del porta aeronaves “ Príncipe de Asturias”.
La construcción de un nuevo LHD supondría una gran inyección de moral, de trabajo, y de alivio en el aspecto económico en relación con el panorama actual de Ferrol y su comarca, muy depauperada en la actualidad y con una moral por los suelos.
No se puede abandonar al libre albedrío ni dejar que se muera suavemente a un astillero, como Navantia Ferrol, que es un referente mundial importante como astillero constructor de buques de guerra modernos y sofisticados, pues está entre los cinco o seis mejores astilleros de mundo en su especialidad, y lo digo con pleno convencimiento y con criterio, porque he visitado durante años muchos astilleros en países pertenecientes a la OTAN. La población española debe conocer que la Fragata F-100 está catalogada como la cuarta mejor fragata del mundo y que la Armada Española ocupa el puesto número ocho en el ránking de las mejores armadas del mundo.
No se puede perder más tiempo, porque Ferrol y su comarca, y el astillero de Navantia Ferrol están en grave peligro. Es el momento de tomar decisiones, sin dilación, porque no pueden esperar más, porque sería su final si no se actúa pronto y ello debe hacerse tomando decisiones firmes por parte de los responsables políticos trayendo trabajo a Ferrol.
El autor es capitán de navío en la reserva

 

No más demoras. El tiempo se está acabando