Cortar por lo sano

|

Podría largar de la entrevista de Sánchez con Iglesias, mientras dos capullos se enzarzan por la pijada de ser líder de la oposición. Pero me siento obligado  a  opinar sobre algo más importante Asunto: Los cabrones que secuestran, torturan, violan, y matan a mujeres. Algo recurrente en los medios. Tengo la impresión que, por tantos casos ocurridos, y que por desgracia seguirán ocurriendo, la sensibilidad ante ésto pueda decaer. ¡Ya está bien coño! Si hace falta endurecer la ley hasta la  prisión permanente revisable, hay que hacerlo ya, por no haber otra pena mayor. Es inadmisible que las mujeres, cualquier mujer, estén a merced de tanto hijo de puta que las considere  objeto a satisfacer sus instintos más criminales. Aconsejaría a las mujeres ir armadas –con lo que puedan– como precaución por si les toca. Debe ser algo de rápido y fácil uso, lo suficiente contundente para cortar en seco un intento de agresión inicial, que podría acabar en muerte. Mujeres: ¡No os confiéis, ninguna estáis a salvo!

Cortar por lo sano