Un dejavú constante

|

PEDRO Sánchez está empeñado en demostrar su condición de humano, aunque sea a base de tropezar una y otra vez en la misma piedra. El flamante ganador de las primarias socialistas está dispuesto a presentar su propia moción de censura (a este paso van a tener que poner en el Congreso una ventanilla especial para presentar estas iniciativas) y, como ya sucedió cuando intentó asaltar La Moncloa hace unos meses, pretende ir de la mano de Ciudadanos para conseguir su objetivo. De este modo, los españoles viviremos una especie de dejavú constante en el que veremos a Sánchez pactando con Rivera mientras en pleno ataque de piojos Pablo Iglesias le dinamita la intentona al no verse como vicepresidente al mando del CNI, Televisión e Interior. Eso sí, es posible que esta iniciativa no tenga demasiado recorrido después de que Albert Rivera le haya recomendado al relíder de los socialistas que primero se aprenda bien cuál es la definición de país, ya que parece que no lo tiene demasiado claro.

Un dejavú constante