Tiempo de anacondas

|

Volvió el frío helado de la muerte en sus calles. Yavhé desciende sobre Gaza como un lobo estepario sediento de sangre y pisotea al humillado pueblo palestino. Leones frente a corderos. Tanques contra piedras. Un dios guerrero, mostrando sus dientes, se ensaña con niños mujeres y hombres.
Nocturnidad y alevosía emergiendo de la ambiciosa expansión de Israel ante la pasividad del mundo. El holocausto reinventándose en cada esquina de las calles de Gaza. Los judíos, víctimas en otro tiempo, se convierten en verdugos del pueblo palestino.
Un Israel, peligroso y expansivo con el beneplácito de EEUU, su aliado, tiñe de luto suelo palestino con armas fabricadas en Estados Unidos. E imagino a los asombrados habitantes de Gaza contemplando cómo una pesada broma, apestando a irracionalidad, destruye y mata. Más de 1.650 palestinos muertos en Gaza. Tiempo de anacondas engullendo toda Justicia.

 

Tiempo de anacondas