Un trabajo para conciliar el sueño

|

Una empresa emergente –startup que dicen los que van de guays–, Koala Rest, ofrecía hace un par de meses un empleo que es el sueño de un bo feixe de personas: probador de almohadas, con un sueldo mensual de 1.200 euros durante tres meses. La NASA, que maneja fondos públicos, es mucho más espléndida y paga 16.500 euros por pasar dos meses en la cama. La oferta es en este caso el sueño de cualquier feminista, pues solo doce mujeres podrán participar en el experimento, cuyo objetivo es conocer la respuesta del cuerpo a la ingravidez. Anda que como seleccionen a una docena de insomnes...

Un trabajo para conciliar el sueño