BIENVENIDOS

|

Cuando en un concierto de cámara se reúnen amistad y profesionalidad el resultado suele ser el éxito, como en el teatro Jofre de Ferrol. Bajo el título “A Música da Ilustración” tuvimos el privilegio de escuchar al Trío Szabo-Balan-Codispoti en un programa interpretado de forma magistral. Trío en DoM K548 (1788) de Mozart, Trío no 39 en Sol M “Gipsy” Hob XV/25 de Haydn y en el segunda parte el Trío en Sol m Op.15 de Smetana.

Por desgracia estamos demasiado acostumbrados a grupos fugaces producto del momento, en que las interpretaciones suelen atender al término de “bolos”; es decir, un grupo de músicos que se reúne para interpretar un programa puntual, acabando ahí la cosa. Preguntándonos por la clave del éxito de los cuartetos Amadeus, Italiano, New Budapest o el The Beaux Arts Trio, concluimos que fue debido a dos cosas: profesionalidad instrumentística de cada uno de sus miembros e insistencia del trabajo en el tiempo. Nos encaminamos hacia Ferrol con ánimo de encontrar algo diferente, y así fue. El grado de compenetración entre los miembros del trío alcanzó el grado de “estado del arte”. El currículum de cada uno de ellos es para enmarcar, pero destaca el de Gabor Szabo, con tres primeros, un segundo y un tercer premio internacionales, entre los que se encuentra el Carl Flesch. Hacemos mención explícita porque recordamos a este artistazo cuando estaba al frente de la sección de segundos violines de la Sinfónica de Galicia. El mundo reconoció en su momento que se trataba de un artista de excepción y aquí no se le supo valorar.

El color del sonido en Mozart nos transportó a otra época. Codispoti, con la delicada calidad de sonido que la caracteriza, aunque Szabo fue el artista más completo. Desde la primera nota notamos su calidad de sonido, el cual, a través de su Nicolas François Vuillaume expresó todos y cada uno de los colores, timbres y ataques con perfección espectacular. Grandísimo instrumento en las manos apropiadas.

Recordamos el Poco Adagio, Cantabile de Haydn, con intervenciones particularmente hermosas de cada uno, y el tercer movimiento donde la determinación del ataque de los grupos de semicorcheas marcó un punto de inflexión. Es posible que se escapen detalles, pero no los importantes. Ojalá volvamos a escucharlos pronto, ya en Coruña. Bienvenidos de nuevo.

BIENVENIDOS