El acoso y derribo

|

los regímenes totalitarios basan su fuerza en el amedrentamiento de quienes no piensan como ellos. Y lo curioso es que así actúan los secesionistas catalanes, dispuestos a boicotear y atacar a quien tenga la osadía de plantarles cara. Esto le esta pasando a Karl Jakobi, el empresario alemán que no se mordió la lengua ante Roger Torrent en su intervención en el Círculo de directivos de Habla Alemana. Después de que este hombre (que genera riqueza para Cataluña, no lo olvidemos), les cantara las cuarenta a los secesionistas, los llamados Comités en Defensa de la República (CDR) han iniciado una campaña para divulgar los datos personales del empresario y para señalar a su empresa. Una actitud totalitaria y asquerosa que recuerda, por desgracia, a la que desarrolló Hitler en la Alemania de preguerra para acabar con sus adversarios políticos. Y lo curioso es que, como él mismo aseguró, lo único que quiere es estabilidad para recuperar la economía catalana, algo que a sus enemigos no les importa.

El acoso y derribo