Aparcar

|

Vaya por delante que cualquier iniciativa de cualquier administración pública orientada a ofrecer alternativas a los ciudadanos merece, en principio, la aprobación y, en particular, el respeto. Otra cosa es que, independientemente de la voluntad –todo hay que decirlo– dichas alternativas supongan un coste para los vecinos. Y es que la decisión del Concello ferrolano de subvencionar parte del alquiler de plazas de garaje en dos aparcamientos subterráneos de la ciudad para paliar la pérdida de espacios para tal fin, derivada de la recuperación del aspecto peatonal de la calle Real y de la Plaza del Carbón, supone en cualquier caso un coste añadido para los usuarios. Es evidente que la inmensa mayoría de conductores no contemplaban un mínimo dispendio para tal situación, por mucho que la administración local contribuya a hacer más llevadera la situación. No faltará tampoco quien se sume al ofrecimiento, que supone una más que importante rebaja en el precio de la plaza. De todo habrá...

Aparcar