Querido amigo Garzón

|

Lo que intentaste hacer es lo correcto, es la forma de hacer las cosas. Es la forma de meter en cintura a tanto tonto de cuello blanco que se creen por encima del bien y del mal. Es la forma de decir que aquí hay justicia. Pero te equivocaste en algo, querido amigo. Esto es España. Aquí juzgamos al rosario de la aurora, pero la inmundicia nuestra que no la toque nadie, porque esa, tiene que estar escondida y bien escondida, para hacer creer al mundo, que es tonto, que somos el súmmum de la perfección, cuando no somos más que unas bandas de delincuentes. Y en esos barrizales te metieron los que quieren que esto continúe atado y bien atado. Hasta no hace mucho un contertulio decía algo muy significativo.
Por qué a ti se te acusa de escuchas ilegales y de métodos, prácticamente, mafiosos cuando otros jueces en otros casos, como el de Urdangarín, o caso Palma Arena, y alguno más, esas mismas supuestas teorías mafiosas sí son admitidas.
Evidentemente no lo entiendo y no creo que nadie me lo explique, no porque no sepan, no, es que no les conviene. Querido amigo, cuentas con mi pobre y torpe apoyo, incondicionalmente. Tienes la admiración de alguien que leyó mil veces que te enfrentaste al terrorismo y a la mafia de la droga. Tienes el respeto de alguien que se supone que vas al servicio con escolta ya que muchos grandes delincuentes o mafias quieren tú cabeza. Tienes mi respeto por la coherencia que merece alguien que quiere hacer las cosas bien en beneficio de su país.
Estás en un país corrupto, y en eso tú tienes parte de culpa también, ya que no nos avisaste de esas leyes que nos perjudican, porque también te convenía, pero de eso a acusarte de no sé qué faltas o presuntas faltas, va un abismo.
Tocaste el santo grial de la extrema derecha de España, esos franquistas camuflados que hay por esta piel de toro y la has liado. No porque lleven razón, no, es que son ignorantes por muchos títulos académicos que tengan y ocupen altos cargos. No puedes decir la verdad, y sí, tienes que vivir entre aguas que es lo que corresponde en esta triste, inculta y torpe España, para medrar y sacar pingües beneficios en detrimento de la ciudadanía , que en el fondo, estos desaprensivos es lo que quieren.
Desde aquí mi más sincera admiración, apoyo y respeto.

Querido amigo Garzón