La matraca más cansina

|

JOSÉ María Aznar, que ahora se ha metido a lobista, con “b”, no con “v”, o sea, no será un depredador de mujeres, sino un depredador de voluntades, por cierto, al servicio de Trump, no para de dar darle la lata al partido del que era presidente de honor, es decir, el PP, al que condujo al deshonor absoluto, pues durante su imperio fue cuando la corrupción se desbocó. Tiene a Rajoy metido entre ceja y ceja y cada dos días trata de amolarlo un poco más. Acaba de hacerlo, cómo no, a través de la Fundación FAES, un juguete con el que se divierte tanto como un niño como la Play Station. Ahora le ha dado por decir que Rajoy no es capaz de reaccionar en Cataluña y que debe convocar elecciones. A él le gustaría ver a un legionario enarbolando una bandera en el Tibidabo como si fuese el islote Perejil o volver a poner los pies sobre la mesa como si estuviese en las Azores, pero las cosas no se hacen así. Por cierto, si Rajoy convocase elecciones, ¿se presentaría Aznar? Igual en VOX lo acomodan en una lista. 

La matraca más cansina