DESAMPARADOS

|

El presidente de la Cocina Económica, Antonio Tostado, lanzó ayer la voz de alarma ante la situación de dos ancianos en total estado de abandono que utilizan los servicios de la entidad. Uno de ellos incluso acude vestido con pijama y zapatillas, portando una sonda vesical, tras escapar del hospital. La situación de indefensión en la que se encuentran algunos usuarios ha llevado a dicho responsable a trasladar los casos al Valedor do Pobo, tras la grave y clamorosa constancia de que las administraciones son lentas y, lo que es peor, “están por una intervención mínima”. El desamparo es, una vez más, la más cruel realidad.

DESAMPARADOS