LA CALLE DEL SOL

|

La calle del Sol es el ejemplo de una obra mal planificada y mal ejecutada. Se reurbanizó hace tan solo ocho años, y pronto se descubrió que el adoquinado era un error para la que está llamada a ser la vía principal de acceso rodado al barrio de A Magdalena. Todos creíamos que Patrimonio nunca permitiría eliminar el adoquinado de piedra por una superficie más cómoda para la circulación de los miles de vehículos que la recorren a diario. Hizo falta negociar con la Dirección Xeral de Patrimonio para acometer una obra que los conductores de Ferrol y todos los que nos visitan agradeceremos. Lo hizo este gobierno municipal, y por eso, en unos meses, podremos decir adiós a este traqueteo infernal que hoy nos toca sufrir a los que  la utilizamos con frecuencia. Se trata de aprender de los errores pasados y superarlos para el beneficio de todos. Es una demanda vecinal. La lectura política es similar a la de la plaza de España, o la del Callao: cuando se hace una obra, hay que hacerla bien, para no gastar dos veces. Y en esas estamos.

 

LA CALLE DEL SOL