EL RACING, SUBCAMPEÓN

|

Faltaba la guinda para concluir una campaña excelente, pese a altibajos que en cualquier caso no supusieron en su inmensa mayoría derrotas, del Racing de Ferrol. El subcampeonato liguero en Segunda B evidencia que este equipo y cuadro técnico conocen perfectamente que sus límites están todavía pendientes del examen que supone la competición de cara al ascenso. Situarse en Segunda A es la aspiración no solo del conjunto deportivo sino de la totalidad de los aficionados y de aquellos que, sin serlo, ven en la actitud ganadora del equipo que dirige Aira un ejemplo de superación. No faltan los agoreros que creen que las ansias perderán fuelle de cara a los play off. Afortunadamente, son los menos y toda una ciudad espera volver a disfrutar de un ascenso más que merecido. El verde, color de la alegría, vuelve a estar de moda y cala en el alma.

EL RACING, SUBCAMPEÓN