Acoso laboral y sexual

|

A pesar de ser un hecho preocupante, el acoso laboral y sexual, es una realidad silenciada y del  que cada vez se dan más casos. Es una evidencia presente en el entorno laboral y en escasas ocasiones se denuncian por temor a perder el puesto de trabajo y al estigma social. 

No podemos dejar de preocuparnos por esta cuestión, y mucho menos de donde es mayor el acoso laboral y sexual, que es contra las mujeres y que nos debería hacer reflexionar sobre la sociedad machista en la que aún vivimos y el silencio cómplice de demasiadas mujeres (abuelas, madres, hijas, nietas…) que prefieren seguir mirando para otro lado en vez de denunciar y luchar por la dignidad como trabajadoras y como personas.  

Según los expertos, las consecuencias del acoso laboral son los síntomas claros de ansiedad y depresión, así como los sentimientos de ira y agotamiento personal que lleva al trabajador incluso al propio absentismo laboral.

Este tipo de prácticas son ejercidas no solo por los equipos directivos sino también por los propios mandos intermedios y de los encargados de cada sección dentro de las propias empresas. Estos responsables empresariales tendrían que pasar por alguna revisión ó estudio psicológico sobre habilidades y personalidad para conocer  si en realidad están capacitados para ejercer su trabajo en condiciones normales porque sus acciones afectan a los propios objetivos de la empresa y al buen ambiente de trabajo.

Acoso laboral y sexual