Verstrynge empieza a sentir nostalgia de la juventud

|

Mentar a Jorge Verstrynge es como remontarse a la noche de los tiempos. Su estrella brillaba antes de que Fraga levantase su casa de Madrid y decidiese venir a Galicia. Por entonces era el delfín de don Manuel y con el paso del tiempo sufrió una metamorfosis, pero no es que se transformase en un cetáceo de gran tamaño, tipo cachalote; su metamorfosis fue intelectual, pues pasó de ser la mano derecha, muy derecha, de Fraga a caminar de la mano izquierda, muy izquierda, de Podemos, con una parada para coger folgos en el PSOE. Sin embargo, ahora hasta podría emprender el camino de vuelta. Se siente fascinado por Vox y ya le ha pedido a Sánchez Dragó que le gestione una audiencia con Abascal. Incluso ha llegado a afirmar: “Vox lleva el baile e incluso marca la agenda”. Pues nada, como en el fútbol: los zurdos a jugar por la derecha.

Verstrynge empieza a sentir nostalgia de la juventud