La caidita

|

MMe caí de la cama!” Una frase acojonante que debería ser grabada en letras de bronce, para conocimiento y estudio de las generaciones futuras. Quizá Wertín debiera incluirla en su ley sobre la reforma de la educación, para su profundo análisis académico por los universitarios. Pero, como dijo no sé quién: “de aquellos polvos, tales lodos”. Hoy, si no fuera por aquellos “polvos” (caza de elefantes, leones y conejos), no estaríamos preocupados –seriamente preocupados– por tanta visita hospitalaria. Y no me refiero a atenciones de visitantes invitados hacia su anfitrión.
Pero las cosas están como están porque: cuando uno no está en su sitio, ocurre lo que no debiera. Pero ya se sabe que: “siempre que ocurre igual, sucede lo mismo”; y esto conlleva sucesivas meteduras de pata hasta el corvejón, con los resultados conocidos: reparaciones varias. Les aseguro que no sé de qué carallo estoy hablando. ¿Y vds.?

 

La caidita