TABACO CHINO

|

Ojo queridos lectores fumadores. Ojo con el tabaco tóxico que viene de China. Estos cigarrillos de exportación cuestan hasta tres veces más baratos, pero son ilegales, de contrabando y sin ningún control y amenazan la salud de los fumadores.

Miles de cartones llegan a Marruecos procedentes de China en grandes contenedores. De ahí, se distribuyen a tiendas de comestibles, restaurantes, vendedores ambulantes etc. Más de 15.000 personas pasan la frontera de Ceuta con Marruecos cada día. Aquellos que compran, después, lo revenden en el resto de la península. Según Altadis, 250 millones de cajetillas de contrabando o ilegales se vendieron el pasado año.

Análisis previos de este tipo de tabaco revelaron que incluía excremento de conejo. A la hora de buscar las causas del aumento del contrabando de tabaco ilegal, Altadis señala principalmente una: la subida de impuestos al tabaco en 2010 aplicada por el Gobierno socialista. El contrabando se trataba de una lacra casi erradicada en España y que ha reaparecido con fuerza, afirman desde Altadis. Los datos son significativos: del total de tabaco que se vende en España, el 8% es ilegal, lo que ocasiona al Estado pérdidas de hasta 755 millones.

Y surgen las preguntas. Por ejemplo: ¿Cuáles son los requisitos legales y sanitarios por los que tienen que pasar los cigarrillos? Tienen que contar con el sello fiscal, el precinto azul con el emblema del Ministerio de Hacienda que demuestra que este tabaco pasa por impuestos. Los cigarrillos han de sufrir una serie de controles de nicotina y alquitrán cuyas cantidades no se pueden exceder. Además, los fabricantes tienen que entregar periódicamente al Ministerio de Sanidad una lista de los ingredientes utilizados, que han sido autorizados por el Código Alimentario.

De hecho, el tabaco es el producto más regulado del mercado. ¿Y qué pasa con los cigarrillos “falsos”? Este tabaco se fabrica bajo ningún tipo de control sanitario. No hay forma de saber lo que le ponen. Entra de manera ilícita sin ninguna vigilancia. Ante el grave problema social que puede suponer la falta de control sanitario sobre estos cigarrillos, conviene insistir en que los consumidores sólo adquieran su tabaco en los dos lugares autorizados: estancos o en máquina automáticas.

TABACO CHINO