Y el paro sigue ahí

|

CON lo bonito que nos estaba quedando el mensaje ese de que la crisis era ya agua pasada y viene la Encuesta de Población Activa (EPA, para los amigos) y se empeña en recordarnos que por mucho que desde el Gobierno se repita el mantra de que la cosa va bien, la realidad es que el paro sigue siendo un grave problema, que ha venido para quedarse mucho tiempo y que el desempleo, de cuando en cuando, se empeña en crecer. Y, en este panorama, A Coruña, por desgracia, siempre se sitúa a la cola de lo bueno o, lo que es lo mismo, en la vanguardia de lo negativo. También fue así en la última estadística, que señala que en el último trimestre fueron casi cinco mil los coruñeses que engrosaron las ya de por sí magras listas del Inem. Un guarismo que sitúa a la ciudad herculina como la peor de toda Galicia, donde las cosas van mal, pero un poco peor. Mientras tanto, desde el concello, silban, miran para otro lado e intentan ponerse de perfil para que nadie les pueda recordar su papel en este desastre.

Y el paro sigue ahí