CANIDO ATRAE

|

Hasta no hace mucho considerado un barrio limítrofe, Canido se ha convertido, casi sin saberlo, en el primero de los de carácter histórico de la ciudad naval en densidad poblacional. Una zona que fue la penúltima en disponer de una entidad bancaria –queda como único ejemplo sin contar con un mísero cajero automático el de Ferrol Vello– para evitar que sus vecinos se viesen obligados a desplazarse hasta A Magdalena, es ahora un animado centro de actividades, tanto en el plano cultural como el etnográfico, apoyado sin duda por una hostelería que ha sabido poner de su parte para atraer clientela y auspiciar el asentamiento comercial, todavía escaso pero también en crecimiento. Las promociones inmobiliarias de los últimos años han respaldado asimismo este crecimiento, ejemplo de lo que barrios como Ferrol Vello pueden dar de sí con iniciativa y apoyo.

CANIDO ATRAE