UN SILENCIO INEXPLICABLE

|

Unión Coruñesa solicita al alcalde Negreira que haga público su posicionamiento sobre la situación del Museo de la Ciencia y la Tecnología que, totalmente acabado, permanece con sus puertas cerradas. Es necesario saber si el silencio que mantiene supone una actitud disciplinada con sus compañeros del Gobierno de Madrid a costa de los intereses de La Coruña o si supone un abandono a la red de Museos Científicos coruñeses y esto explicaría la ausencia de la promoción de nuestros museos en Fitur, donde se desconocía cuál fue la apuesta promocional de la ciudad por parte del gobierno municipal.

La situación de cierre del Muncyt supone la pérdida objetiva en la captación de visitante a la ciudad y es además un dispendio intolerable toda vez que la inversión en el museo está ya ejecutada. Por todo ello pedimos al alcalde que conteste a las preguntas de los ciudadanos: ¿Por qué permanece cerrado?, ¿Cuándo piensa reclamar ante el Ministerio la apertura del museo? ¿Qué razones objetivas explican la situación?

Para Unión Coruñesa, la situación es insostenible e inexplicable pues supone lo contrario de lo que precisa la ciudad: nuevos atractivos que susciten el interés por visitar instalaciones en la ciudad cuya oferta es única y que no tiene competencia en Galicia. Este museo y su inauguración debe de suponer la reactivación de la promoción de la ciudad así como de la red global de los Museos Científicos coruñeses y en esta tarea no se puede perder ni un día más.

Cabe recordar que Unión Coruñesa expuso, en su momento, la conveniencia de adecuar una pista de patinaje sobre hielo en la plaza de María Pita, en los próximas navidades. A Carlos Marcos, presidente del partido, le preocupa la descapitalización que atenaza al pequeño comercio del centro urbano y opina que cualquier incentivo puede contribuir a ayudar a dicho pequeño comercio.

Por ejemplo, la pista citada. Claro está: si el pequeño comercio llega vivo a las próximas navidades. De momento –y por lo que uno conoce– la banca no se está caracterizando precisamente por ayudar con créditos a dicho pequeño comercio. En su día hubo una especie de júbilo en La Coruña, al permitirse la apertura de demasiadas nuevas superficies comerciales. El resultado está a la vista: ruina incurable para muchos pequeños comerciantes.

UN SILENCIO INEXPLICABLE