Cunqueiro visita el Ágora

|

Víctor Díaz Barús, hombre que rezuma teatro por doquier, nos lleva de la mano al centro Ágora, funciones viernes y sábado, a las 20.30 horas. Dirige el elenco titular ofreciendo “A noite vai coma un río”, de Álvaro Cunqueiro. Toparemos al creador de “Merlín e familia”, sorprendentes hechos inspirados en el famoso hechicero celta y sus andanzas por Galicia, conforme ofreció al público al editarlos en 1955. Prosa gallega humedecida por el realismo mágico de quien alcanzaría en 1969 el premio Nadal de novela por “Un hombre llamado Orestes”. Cunqueiro desarma cualquier encuadre. Como poeta surrealista. O ensayando otros estilos como el neotrovadorismo iniciado por Bouza Brey.
Vaivén galego castellano. Idiomas comunes y dispares. Ambos consanguíneos. Felices. Eufónicos. También las nieblas natales de Mondoñedo impregnan su obra de rasgos fantasmales. Todo es rico y brillante en una Edad Media reconstruida con prodigiosa fantasía. Un cuenta cuentos fantástico en horas donde proliferan actores y tipos vulgares que no nos dicen nada. Él, por el contrario, con materiales metafísicos construyó la más sólida infraestructura. Alucinaciones racionales. Logos demenciales. El océano cabe en un plato de sopa. “La mitad del ser humano es sueño. O más”. La metamorfosis, la transmigración, los animalejos caminando en romería a San Andrés de Teixido dan poética kafkiana que todo ilumina.
Y este desafío se enfrenta Víctor Díaz Barús y su compañía dramática, apoyando en la “C” de Coruña que define a nuestro Ayuntamiento. Al violín, Diana Pogoshien, ilustra paisajes e introduce la mano en el río de 1965, año de estreno. Tic tac de un tiempo que jamás transcurre…
Las entradas para asistir a las representaciones son gratuitas, pero hay que recogerlas previamente en la conserjería del Ágora. Parece justo destacar el grito clavado en una esquina como enigmático cartel anunciador del evento y su sabor a meigas y trasnos.

Cunqueiro visita el Ágora