CUADERNOS DE VIAJE

|

Hace unos días tuve la oportunidad de viajar al corazón de Europa, un lugar muy diferente a la Europa mediterránea. Hicimos –éramos un grupo– lo que las agencias de viajes llaman la “ruta imperial: Praga, Viena, Bratislava y Budapest. Fue un breve recorrido por el otrora imperio Astro-húngaro.
Llegamos a mediodía a Praga. Su aeropuerto estaba tranquilo, descongestionado, diferente a otros que hay por el mundo. Un autocar vino a recogernos para llevarnos al hotel. La ciudad “de las cien torres”, acariciada suavemente por el río Moldava, se veía apacible, amable, con poco tráfico, pero con mucha vida interior. Praga es más que bella, ¡es mágica! Sus iglesias y palacios, su reloj astronómico, con los reposados sonidos de su carillón desde las 9 de la mañana hasta las 9 de la noche, la Plaza de Wenceslao, la Torre de la Pólvora, la Plaza Vieja y el Callejón de Oro, antiguo lugar de orfebres, astrólogos y alquimistas, producen un cierto encantamiento en el visitante.  
Dos días después dejamos la ciudad de Kafka para trasladarnos a Viena. Durante el viaje pudimos contemplar las estampas de la región de Bohemia. Al entrar en Austria el viajero se da cuenta que ese país se parece a sus valses, sus pueblos y paisajes son de una gran belleza. Visitar el palacete de Mayerling, construido por el Emperador Francisco José y la Emperatriz Sissí para las cacerías de Rodolfo, su hijo heredero, es conmovedor.
Una noche  ocurrió allí una tragedia familiar, conocida como el “Crimen de Mayerling”. En una de sus alcobas aparecieron muertos el heredero y su amante, una joven baronesa de 17 años llamada María. La versión oficial fue que el príncipe había muerto en un accidente de caza, sin embargo, parece ser que fue un homicidio-suicidio o un asesinato político. Nunca se esclareció.
Pasear por los bosques vieneses es una sensación única, intransferible, son de una belleza extraordinaria. Visitar el monasterio de Heiligenkreuz, el cisterciense más antiguo del mundo, es todo un reto a la imaginación, su iglesia romano-gótica es artísticamente insuperable. La ciudad de Viena impresiona al viajero por su elegancia, su exquisitez, su delicadeza y distinción. Se nota que fue la capital del rico Imperio Astro-húngaro.
Su famosa Ringstrasse, que rodea el centro histórico, la catedral de San Esteban, el palacio Belvedere, con sus poéticos jardines, la Ópera –todo los días hay una función–, el solemne edificio del ayuntamiento y la pulcritud de sus calles, forman una armonía perfecta. Recorrer el pueblo de Durnstein, contemplar las ruinas de su castillo, donde los austríacos mantuvieron prisionero durante dos años a Ricardo Corazón de León, es como viajar al pasado; navegar por el Danubio, contemplando pueblos y castillos, se convierte en algo idílico; visitar la abadía benedictina de Melk, un pueblo que parece sacado de un cuento, de unos 900 habitantes, produce una gran excitación a los sentidos.
Bratislava nos acarición con una fina lluvia, sin embargo, esa misma lluvia parecía henchir sus calles de romanzas y poemas.
Esta pequeña urbe, situada entre Austria y Hungría, resulta acogedora, incluso cercana. Sus palacios, iglesias, plazas y cafés la hacen entrañable. Después de almorzar en un pequeño barco-restaurante a orillas del Danubio, partimos hacia Budapest. Llegamos al atardecer.
La ciudad magiar es realmente deslumbrante. Con sus puentes, sus anchos bulevares, sus grandes parques y plazas, hacen de esta metrópoli una de las más hermosas del mundo.
Su parte baja –la llamada Pest–, con la Plaza de los Héroes,  la basílica de San Esteban, la Ópera Nacional, el Parlamento, donde se custodia la corona húngara, convierten esta parte de la ciudad en una zona artístico-arquitectónica imposible de igualar. La parte alta –la llamada Buda–, con la iglesia de Matías, el Bastión de los Pescadores y el Danubio al fondo, también es de una belleza incomparable.
En todas estas hermosas urbes el tranvía es el principal medio de transporte. En España fue repudiado y eliminado hace 50 años, lo cual define muy bien la mentalidad carpetovetónica.

 

CUADERNOS DE VIAJE