¿QUE VADIS, GALICIA?

|

No son buenos tiempos, pues “la pérdida del impuesto de Patrimonio y las ayudas de los fondos europeos que merman, indican un panorama con más paro y menos recursos, pues las cuentas del Estado (que ya entre 2011 y el actual año significaron un duro recorte) no parecen despertar mucho optimismo.
Y nos enfrentamos ya a un presente que no admite bromas: los datos de Cáritas confirman que cada vez son más los beneficiados en sus comedores y que hay un nuevo modelo de asistentes: trabajadores a los que su salario no les permite dar de comer y cenar, cada día, a toda la familia.
Así pues, el debate de la autonomía, al que Feijóo llegó con una docena larga de promesas pendientes del anterior, no desveló más que buenas intenciones. Tal vez el mejor resumen lo hizo un representante del Colegio de Gestores: hablamos de palabras, pero se legisla con el DOG. Así que, a las buenas palabras que con las buenas intenciones están empedrado el país, hay que llevarlas al “libro de las cuentas” y con cifras, pues ya pasamos de cuentos.
En su discurso Feijóo “aparcó” alguno de sus temas estrella, como la reducción del IRPF en su tramo autonómico, dejó en “para otro día” la fusión de municipios y no se sabe nada de la supresión de organismos. Queda también para otro año ¿? la reducción del número de diputados.
Pocas explicaciones sobre aquella operación de una por dos (me refiero a las cajas de ahorro) y un silencio que metió mucho ruido sobre esas operaciones para salvar el naval, reformar el sector agrario y ganadero y la inauguración del complejo sanitario Álvaro Cunqueiro quedó entre un mar de dudas –caía el agua en salas y pasillos– y un cabreo monumental con manifestación incluida.
También se pasó de perfil por las tramas de corrupción que aún no pusieron nombre y penas a los culpables, pero que están en el ambiente (Pokémon, Orquesta, los dineros de Crespo para las campañas electorales etc. etc.,) 
Sobre el Estatuto de autonomía, ni pío, mientras repitió el dietario que tiene el PP para hablar de Cataluña, pero durante estos días nos dejó unas referencias sobre la situación en Cataluña, tirando del libro de estilo de Génova. Dicen que pronto llegará el AVE pero muchos temen perder otra vez otro tren.

¿QUE VADIS, GALICIA?