Los yugos

|

a dependencia económica es en este momento el peor aliado de las campañas contra el maltrato hacia la mujer. La falta de trabajo, unido a las deudas contraídas en el seno de la familia como el pago pendiente de la hipoteca, del préstamo del coche u otras obligaciones, junto a la necesidad de alimentar y vestir a los niños hacen que muchas mujeres sigan condenadas a vivir en un infierno si no ven una salida clara.
Estos son casos que merecen atención inmediata y actuación de la justicia, pero en nuestra vida se producen situaciones que consideramos normales y, sin embargo, suponen la antesala de lo que podría suceder. Son los denominados micromachismos y se dan más a menudo de lo que parece. Están presentes, por ejemplo, en un comentario sobre la vestimenta, en los bares cuando una pareja pide una bebida con alto grado de alcohol y un batido, en los regalos diferenciados para niños y niñas, cuando a un padre que cuida de sus hijos se le dice que ejerce de “niñera”.

Los yugos