CUIDAR LA RENTA

|

El Racing de Ferrol parece sufrir cierto estigma, a juzgar por el resultado del partido de ayer ante el Guijuelo. No es la primera vez que ve cómo la renta adquirida a base de esfuerzo y tesón se pierde en los últimos compases de un partido, pero en esta ocasión era lo suficientemente amplia como para no desperdiciar la oportunidad de traerse los tres puntos. El punto arrancado por los visitantes sabe, bajo esta perspectiva, a poco, y así lo verá la afición, habituada, al menos con respecto a la campaña del ascenso, a una progresión aritmética envidiable en el marco de la competición liguera. Mantener el triunfo durante 70 minutos y perderlo en solo 20 le puede pasar a cualquiera, pero es en la recta final de los encuentros en donde el Racing adolece de capacidad de resistencia, una cuestión que ha de ser revisada y de la que el equipo, con toda seguridad, es plenamente consciente.

CUIDAR LA RENTA