Ventanas cerradas en la plaza de España

|


ALGO raro pasa en la ciudad ferrolana cuando el concierto de Bunbury no atrajo a público a las ventanas de los edificios que dan a la plaza de España. De hecho, había viviendas con las luces encendidas, pocas, pero con las ventanas cerradas. Cuando se realizaban eventos musicales en la coruñesa ágora de María Pita, también se acometía un riguroso control de los vecinos porque los balcones colindantes se llenaban hasta los topes de una lista interminable de familiares. Aquí, en la ciudad naval, algo falla cuando nadie aprovecha su situación habitacional privilegiada para ver un espectáculo. Tal vez habría que realizar una prueba con un partido de fútbol o tal vez realizar un recuento de familias para saber cuantos viven en el espacio público.

Ventanas cerradas en la plaza de España