El mal ojo de Donald Trump

|

Donald Trump pasa por ser, cuando menos, un mandatario peculiar. Con fama de tener un gran ojo por los negocios, desde luego no se puede decir lo mismo de su criterio para seleccionar colaboradores. Desde su llegada a la Casa Blanca hace ocho meses se han producido en su equipo catorce bajas. Y lo curioso es que no todas son achacables a su peculiar temperamento. Por ejemplo, la última, la del secretario de Salud, se ha producido después de que este cargara al erario público los gastos de sus viajes en aviones privados. Así pues, asesores malos y, además, chorizos.

El mal ojo de Donald Trump