DIQUE FLOTANTE

|

El cruce de papeles entre la Comisión Europea y el Gobierno central sobre la documentación del proyecto constructivo del dique flotante que la primera había requerido, no ha hecho más que alimentar la confusión durante los últimos días. Más coordinación cabría albergar de organismos de los que depende sobremanera el futuro del sector naval en este país. Entregado pues lo demandado, se podría esperar que la valoración de Bruselas no se hiciese esperar en demasía, dada la urgente necesidad de ocupación que demandan las factorías ferrolanas. O, al menos, que tanto despropósito se evitase a partir de ahora.

DIQUE FLOTANTE